LIMPIAR Y DESINFECTAR

LIMPIAR NO ES LO MISMO QUE DESINFECTAR

Una de las enseñanzas que nos ha dejado esta pandemia es la idea de mejorar  prácticas de aseo y limpieza individuales, pensando no solo en protegernos a nosotros mismos sino también a aquellos con quienes interactuamos.

Algunas prácticas de aseo las cuales se han fomentado en este tiempo y nunca deberían perderse han sido: el lavado frecuente de manos y cara, el uso de tapabocas y la desinfección de alimentos y superficies. 

 

También hemos aprendido que el mal uso de los productos utilizados para la limpieza y desinfección puede ocasionar daños graves no solo en superficies, sino también en alimentos o en nuestro cuerpo, por eso a continuación te explicaremos algunos consejos al momento de realizar tareas de aseo. 

¿Qué cosas debemos tener en cuenta?

Para obtener mejores resultados de limpieza y desinfección, se debe tener en cuenta el tipo de superficie a limpiar, ya que el proceso de desinfección es diferente dependiendo si es sintética, dura, electrónica, textil o cutánea. Pero en cualquiera de los casos anteriores, a excepción de las superficies electrónicas, se debe hacer primero una limpieza con agua y jabón, luego remover los residuos de jabón con agua y después una desinfección con algún producto químico.

 

¿Conoces la diferencia entre limpiar y desinfectar?:

Debemos tener en cuenta que limpiar se refiere a la eliminación de gérmenes, suciedad e impurezas de las superficies, esto no necesariamente los mata pero si los reduce en número al igual que su riesgo de propagación.

En cuanto a desinfección nos referimos al uso de productos químicos destinados a la tarea de matar los gérmenes y microorganismos restantes. Este proceso no necesariamente involucra limpieza, pero si ayuda a la exterminación de los gérmenes para disminuir su propagación luego de la tarea de  limpieza.

¿Con qué debemos tener mayor cuidado?

Las superficies que se encuentran en constante contacto con los miembros del hogar, cómo: manijas de las puertas, objetos electrónicos, interruptores, inodoros, lavamanos, escritorios, etc; deben ser limpiados de manera rutinaria con limpiadores recomendados para prevenir la multiplicación  de los microorganismos.

 

Antes de usar cualquier producto de limpieza se deben leer sus instrucciones de uso, advertencias e indicaciones en caso de emergencia. Al momento de manipularlo y aplicarlo se recomienda utilizar guantes, tapabocas y ventilar los lugares en donde se aplican.

 

Es recomendable usar toallitas, limpiadores o paños para la aplicación de cualquier producto y así evitar cualquier accidente por derrame, alergia o uso excesivo. También es importante revisar las cantidades a diluir  en agua, no solo para la efectividad sino para el buen uso de este y así no tener problemas a futuro en por desperdicio o efectos secundarios.

En resumidas cuentas…

Es importante tener en cuenta que es limpiar y que es desinfectar, ya que son dos pasos muy diferentes el uno del otro pero complementarios en el proceso de tomar medidas de bioseguridad, es decir, los tapetes desinfectantes que ya se volvieron cotidianidad, no funcionan sin un proceso previo de limpieza.


Recuerda:

 

  • El mal uso de los productos para la limpieza y desinfección puede ocasionar daños graves

 
  • Debe tenerse muy en cuenta el tipo de superficie a limpiar y desinfectar

 
  • Limpiar se refiere a la eliminación de gérmenes, suciedad e impurezas de las superficies.

 
  • Desinfección nos referimos al uso de productos químicos destinados a la tarea de matar los gérmenes y microorganismos restantes luego de la limpieza.

 
  • Las superficies que se encuentran en constante contacto con los miembros del hogar deben ser limpiados de manera rutinaria.

 
  • Antes de usar cualquier producto de limpieza se deben leer sus instrucciones de uso, advertencias e indicaciones en caso de emergencia

 

En una próxima oportunidad hablaremos de los mejores productos para cada tipo de material, por ahora esperamos que el texto anterior les haya sido útil, que de esta manera puedan evitar errores, mejorar su limpieza y tomar decisiones prácticas para sus negocios.